Nunca estaremos adecuadamente preparados para la venida del Salvador, a menos —y hasta que— sintamos en nuestros huesos que hay algo de lo que necesitamos ser salvados. Si no requerimos salvación, entonces Jesús se convierte, muy rápidamente, en un hombre sabio entre muchos, un maestro espiritual más en una larga línea de figuras similares a través del espacio y el tiempo. El gran y antiguo canto de Adviento, “Oh ven, oh ven, Emmanuel, / De la maldad rescata a Israel / Que llora en triste desolación / Y espera ansioso su liberación”, capta esta verdad cristiana fundamental. Hasta que nos sintamos como prisioneros retenidos por rescate, hombres y mujeres condenados al exilio sin esperanza, no cantaremos esas palabras con la más mínima convicción.

Un pasaje del capítulo 63 del profeta Isaías proporciona una serie de imágenes que nos ayudan a articular este sentido de necesidad desesperada de salvación. “¿Por qué, Yavé”, lamenta Isaías, “permitiste que nos perdiéramos de tus caminos?”. La imagen del camino es común en las Escrituras: hay una manera en que debemos caminar en el orden espiritual, y la gran mayoría de nosotros tiende a perderlo.

Hay un sentimiento que ahora solo las personas de cierta edad recuerdan, y esa es la sensación de estar bien y verdaderamente perdidos. Limito esto a las personas mayores, porque las herramientas de GPS hipersofisticadas de hoy en día generalmente nos permiten encontrar nuestros destinos con facilidad. Pero antes de esos maravillosos gadgets, cuando nos apoyábamos en mapas o, más frecuentemente, en direcciones garabateadas en un trozo de papel, nos perdíamos mucho más fácilmente. Cuando tenía unos diecisiete años y, era por lo tanto, un conductor muy inexperto, me dirigía por las calles de Chicago, buscando una entrada a la autopista. Me las arreglé para no verla, y en poco tiempo, a medida que la oscuridad se acercaba, me di cuenta, con una sensación única de hundimiento, de que realmente no sabía dónde estaba o a dónde iba.

Spread the love

Read the Whole Article at https://www.wordonfire.org/resources/feed/