Archbishop Caccia Speaks on New Papal Encylical Fratelli Tutti

On October 26, Archbishop Gabriele Caccia, Permanent Observer of the Holy See to the United Nations in New York, gave a virtual presentation to the bishops, priests, and deacons of the Archdiocese of New York on Fratelli Tutti, Pope Francis’ recent encyclical on universal fraternity and social friendship.

Archbishop Caccia was asked to give the presentation by Cardinal Timothy Dolan, Archbishop of New York, who hosted the session and introduced Archbishop Caccia. Clergy from the Dioceses of Brooklyn and Rockville Centre also participated.

After remarks about the purpose, audience, and structure of the encyclical, signed by Pope Francis on October 3 in Assisi and published the following day, Archbishop Caccia concentrated on Pope Francis’ use of Jesus’ Parable of the Good Samaritan as the means to create a society of friendship and fraternity by becoming “neighbor” to those in need.

Spread the love

Read the Whole Article at https://zenit.org/

New Book: ‘Rethinking the Enlightenment’

Many scholars claim that the Enlightenment permanently dethroned Christianity and installed “reason” in its place, but this is only a myth.

In “Rethinking the Enlightenment,” Dr. Joseph Stuart, an associate professor of history and fellow of Catholic studies at the University of Mary, masterfully reexamines the relationship between the Enlightenment and Christianity, uncovering the time-tested strategies that Christians today must employ for their faith to flourish in an anti-Christian culture: conflict, engagement, and retreat. If Christians follow these strategies, a tough, intellectually sophisticated, and evangelically oriented Christianity can emerge, just as it did during the Enlightenment.

“This book will help you understand what preceded the issues which bedevil modern man, and what — in the Enlightenment — was gained and lost . . . and perhaps can be regained by thoughtful readers,” commented William Fahey, fellow, and president of the Thomas More College of Liberal Arts.

Spread the love

Read the Whole Article at https://zenit.org/

Archbishop Paul Grawng, Celebrating Life of Grace and Gratitude

Dear People of God, People of Myanmar

Today we have gathered in a moment of grief and grace.   Grief because we have come to say farewell to a great son of Kachin, a great son of Myanmar, a great and beloved son of mother church.  This is also a moment of grace because God the Lord in his infinite grace granted to us a great shepherd in Archbishop Paul.   Archbishop Paul is the great gift of God to Kachins, Catholics, and Myanmar.

There will be never another one like him.  We have come here not to bury him, but to praise him.  He will not be happy that we shed only tears:  he will like all of us to remember him as a man who loved the Kachins, the Catholics, and every Burmese with a heart that had space for everyone.   We bid farewell to his mortal body, but we will live with his legacy of love and large-heartedness.

Spread the love

Read the Whole Article at https://zenit.org/

El Papa Francisco, “Fratelli Tutti”, y el destino universal de los bienes

Tras la publicación de la carta encíclica más reciente del Papa Francisco, Fratelli Tutti, hubo muchos comentarios negativos sobre la actitud del Papa hacia el capitalismo y la propiedad privada. Muchos lectores interpretaron a Francisco como que el sistema capitalista es, en sí mismo, explotador y que la tenencia de la propiedad privada es moralmente problemática. Al igual que la mayoría de los que escriben en un modo profético, el Papa Francisco tiene una inclinación por el uso de un lenguaje fuerte y desafiante, y por lo tanto, es bastante fácil entender cómo suscita oposición. Pero lo más importante es leer lo que dice con cuidado e interpretarlo dentro del contexto de la larga tradición de la enseñanza social católica.

En primer lugar, con respecto al capitalismo, o lo que la Iglesia prefiere llamar la “economía de mercado”, el Papa tiene esto que decir: “Es verdad que la actividad de los empresarios «es una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo para todos» (Fratelli Tutti, 123). De este modo se distancia de cualquier ideología que simplemente demonice el capitalismo y afirma claramente que un acuerdo económico moralmente digno de elogio es aquel que no sólo distribuye la riqueza sino que la crea mediante el espíritu empresarial. Además, argumenta, un cierto interés propio, incluida la obtención de beneficios, no es repugnante al propósito moral de la actividad económica: “En sus designios [de Dios] cada hombre está llamado a promover su propio progreso, y esto incluye fomentar las capacidades económicas y tecnológicas para hacer crecer los bienes y aumentar la riqueza” (123).  Al hacer estas observaciones, Francisco se mantiene firmemente en la tradición de San Juan Pablo II, que vio la economía de mercado como un escenario para el ejercicio de la creatividad humana, el ingenio y el coraje, y que se esforzó por atraer a cada vez más personas a su dinamismo. También reitera la enseñanza del fundador de la tradición social católica moderna, el gran León XIII, que, en Rerum Novarum, defendió enérgicamente la propiedad privada y, utilizando una serie de argumentos, repudió los arreglos económicos socialistas. Así que espero que podamos dejar en paz el tonto argumento de que el Papa Francisco es enemigo del capitalismo y animador del socialismo global.

Ahora, sin contradecir nada de esto, debemos, al mismo tiempo, señalar que, como todos sus predecesores papales en la tradición de la enseñanza social, sin excepción, Francisco también recomienda límites, tanto legales como morales, a la economía de mercado. Y en este contexto, insiste en lo que la teología católica clásica se refiere como el “destino universal de los bienes”. Así es como Francisco declara la idea en Fratelli Tutti: “Siempre, junto al derecho de propiedad privada, está el más importante y anterior principio de la subordinación de toda propiedad privada al destino universal de los bienes de la tierra y, por tanto, el derecho de todos a su uso” (123). Al hacer la distinción entre propiedad y uso, el Papa Francisco está escuchando a Santo Tomás de Aquino, quien hizo la distinción relevante en la pregunta 66 de la Secunda Secundae de laSumma Theologiae. Por una variedad de razones, sostiene Santo Tomás, la gente tiene el derecho de “procurarse y distribuir” los bienes del mundo y, por lo tanto, de tenerlos como “propiedad”. Pero con respecto al uso de lo que legítimamente poseen, siempre deben tener presente el bienestar general en primer lugar: “A este respecto, el hombre debe poseer cosas externas, no como propias, sino como comunes, para que, a saber, esté dispuesto a comunicarlas a los demás que lo necesiten”.

Spread the love

Read the Whole Article at https://www.wordonfire.org/resources/feed/