Cuatro principios para los católicos durante la temporada electoral

Cada cuatro años, los católicos se enfrentan a un dilema intenso con respecto a la votación. Hay demócratas ardientemente católicos que se preguntan cómo otros católicos pueden elegir un candidato republicano, y hay republicanos ardientemente católicos que expresan precisamente la opinión opuesta. Y ambos lados, típicamente, miran con ansias a sus obispos y sacerdotes para resolver la tensión. Cada ciclo de elecciones presidenciales, la Iglesia se esfuerza por aclarar el tema, generalmente para la satisfacción de muy pocos. Sin embargo, bajo la rúbrica de “una vez más a la brecha, queridos amigos”, permítanme tratar de proporcionar alguna dirección mediante la articulación de cuatro principios básicos.

Primero, la doctrina social de la Iglesia Católica va claramente más allá de la división entre republicano y demócrata, entre liberal y conservador, y por lo tanto no se corresponde perfectamente con ningún campo político. Cualquiera que diga que cualquiera de nuestros partidos políticos representa perfectamente, o incluso adecuadamente, el pensamiento social católico, simplemente está mal informado. En términos generales, el Partido Demócrata defiende una serie de temas y principios reverenciados por la tradición católica: preocupación por los desfavorecidos, por los migrantes y refugiados, y por el medio ambiente, así como por la oposición a la pena capital y a todas las formas de racismo. Y de nuevo, en términos generales, el Partido Republicano se alinea con la enseñanza católica de varias maneras: oposición al aborto y la eutanasia, defensa de la familia tradicional, defensa de la protección de la conciencia y la libertad de religión. ¿Cuál de los dos partidos es más “católico”? Me parece imposible resolver la cuestión en abstracto.

Por lo tanto, ¿nos quedamos simplemente en una estacada? No del todo, y esto lleva al segundo principio que me gustaría explicar: entre los diversos valores mencionados, se debe dar prioridad a la defensa de la vida humana, ya que la vida es el bien más fundamental de todos, aquel bien sin el cual los otros bienes no se obtendrían. Por lo tanto, en el cálculo político de un católico, la oposición al aborto, la eutanasia y la pena capital deben ocupar un lugar preponderante. Ahora, para mantener las cosas complicadas, los republicanos tienen relativamente razón con respecto a los dos primeros y los demócratas con respecto al último, aunque, sin duda, el número de aquellos amenazados por el aborto y la eutanasia es mucho mayor que el número de aquellos bajo amenaza de la pena capital. A veces la gente dirá que todas las vidas son igualmente sagradas, pero en este contexto, esa observación es algo así como una pista falsa. Porque la pregunta relevante no es qué vidas son más sagradas —las de los no nacidos, los ancianos, los pobres, los migrantes— sino cuáles vidas están más grave y directamente amenazadas.

Spread the love

Read the Whole Article at https://www.wordonfire.org/resources/feed/